Publicado: 31 de Mayo de 2017

Uno de los mayores peligros del aire acondicionado son las contracturas, por la incidencia del chorro directamente sobre la espalda, sobre todo en cervicales y lumbares.
Cuando hace calor sudamos, este es un mecanismo de autoregulación, con el aire acondicionado no sudamos, por lo que este sistema de autoregulación se ve afectado, pudiendo perjudicar el sistema musculoesquelético..
Tenemos que evitar que el chorro nos de directamente, bien cambiandonos de sitio, o bien orientando las lamas del aparato en otro sentido.
Tabién hay que regular la temperatura del aire entre 23 y 25 grados.
Hay que tener especial cuidado con los niños y los ancianos.
Todo ésto hay que tenerlo en cuenta en el trabajo, en casa y en el coche.