Publicado: 14 de Julio de 2017

En el verano cambiamos de calzado, sobre todo las mujeres, de zapato cerrado a sandalias ( quien aguanta el calor con los zapatos cerrados !!!!! ). y en muchos de los casos son sandalias totalmente abiertas y con tacón, por lo que apenas sujetan el tobillo.
Para evitar las lesiones es importante alternar diariamente el tipo de calzado en verano, así como el tacón, que no debería superar los 5 cm y si es ancho mejor...En el caso del uso de platafoprmas se deben elegir aquellas que tengan mucha amortiguación y que tengan una diferncia con el tacón no mayor a 3 cm.
El uso de tacón alto puede provocar lesiones  y desequilibrios en la postura, y patologías más graver como artrosis, artritis, tendinitis, juanetes o esguinces.
Así que ya sabeis, elegid bien el calzado, vuestros pies y el resto del cuerpo os lo agradecerán.